Artículos

Economía Colaborativa

El desarrollo imparable de la tecnología, la crisis económica, las empresas tradicionales que no quieren ceder y extender sus horizontes a un mejor servicio, han dado lugar a una nueva forma de oferta y demanda y que además, según los expertos es amigable con el medio ambiente, frase que de primer instante y estas alturas llama de inmediato la atención.

CUÉNTAME MÁS…

Se trata de una economía compartida cuyo éxito se ha ganado que le concedan toda una Era. Hace referencia a la creación de “nuevas formas de emprender y también un nuevo concepto de la propiedad”, sostiene Thomas Friedman, columnista del periódico The New York Times.”
Es llamada economía colaborativa o sharing economy en inglés, se refiere a un sistema económico en el que se comparten e intercambian bienes y servicios a través de plataformas digitales. Desde choferes privados y tintorerías hasta empleadas del hogar, maestros, cuidadores de perros hasta alojamiento, e incluso besos y abrazos…

Carlos Blanco, un conocido emprendedor español, cree que esta forma diferente de consumir es “una consecuencia de la digitalización, pero también una réplica frente a los abusos en los precios, el mal servicio y la pésima regulación”.

Este nuevo consumo se multiplica a tal velocidad que ya hay 5.000 empresas compitiendo con las tradicionales. Y en todas las actividades. La moda, los videojuegos e incluso la educación; intercambio de ropa (ThredUP), coches compartidos (Zipcar, SideCar, Lyft, Bluemove, Getaround), préstamos económicos (LendingClub), alojamiento de viajeros (Hipmunk), trueque de comida (Comparto plato), crowdfunding (KickStarter, Verkami), comida casera y chefs privados; maquinaria pesada, manicure y clases de francés.
Todos ellos con un ingrediente en común que es de suma importancia para su desarrollo y su éxito: la confianza.
Este modelo que cada vez está más implantada en todos los ámbitos de la sociedad y, sin duda, ha venido para quedarse.

CÓMO FUNCIONA

En la “economía colaborativa”, a través de telefonía celular se contacta a la gente que busca “algo” con gente que lo ofrece. La cantidad de bienes y servicios que pueden imaginarse en este esquema es literalmente infinito.
Por medio de complejos algoritmos que estiman flujos, necesidades y volúmenes de manera casi instantánea, la tecnología lee e interpreta los ciclos de oferta-demanda.

EJEMPLOS PRÁCTICOS

La economía colaborativa ha producido varios modelos en campos distintos: el turismo, la moda, los videojuegos e incluso la educación. Muchos de estos tienen un ingrediente en común que es de suma importancia para su desarrollo y su éxito: la confianza.

A continuación les mostramos algunos ejemplos que pueden definir de manera más clara cómo funciona esta la economía colaborativa. El mejor ejemplo es Uber, la aplicación digital que conecta a pasajeros con conductores privados. Si usted tiene un coche y le sobra tiempo los domingos, ¿para qué tenerlo estacionado? Inscríbalo a Uber y conviértase en chofer amateur. ¿Cómo? La aplicación lo conecta con usuarios que necesitan un aventón; usted pasa por ellos, los lleva a su destino, y Uber hace un cargo a la tarjeta del pasajero basado en distancia y tiempo (calculado con GPS). La compañía se queda con el 20% de comisión, y el 80% restante es para usted. Si hace 10 viajes de 150 pesos un domingo cualquiera, ganó 1,200 pesos que no tenía contemplados.
¡Ah!, y si usted no quiere ser el chofer, no se preocupe… puede contratar a alguien que trabaje su coche. ¿Qué le parece? Así

no sólo explotó un bien que antes no producía, sino que dio empleo.
Otro buen ejemplo es Airbnb, un servicio similar a Uber pero de alojamiento. Supongamos que usted tiene un departamento, sus hijos ya se casaron y tiene tres cuartos disponibles. ¿Para qué tenerlos desocupados? Mejor los inscribe a Airbnb y los renta por noche, semana, mes, año, o el tiempo que usted quiera, a los millones de usuarios que la compañía tiene en todo el mundo. Usted decide el perfil de huésped que quiere recibir: extranjeros, parejas, sólo mujeres, con mascota, viajeros, etcétera. Igual que Uber, la compañía garantiza –a través de sistemas de puntuación y calificación entre usuarios y clientes, filtros de entrada, perfiles psicológicos, e historial de servicio– que la experiencia sea segura y agradable para ambos lados.

Cualquier problema quedará registrado en el perfil y, por consiguiente, cada lado dará lo mejor de sí: se fomenta una verdadera meritocracia.

Además, actualmente Airbnb ya cuenta con una garantía para los anfitriones de hasta 1 mdd si sufren daños en su propiedad causados por un huésped.
Usar Airbnb como cliente es bien fácil.
Primero hay que registrarse con datos tan simples como correo electrónico y una contraseña. Después se introducen las fechas de llegada y salida al destino. Por último, solicitas el tipo de habitación y rango de precios que te interesen.
Airbnb funciona en 34,000 ciudades de todo el mundo. Cada noche, al menos 140,000 personas de más de 190 países disfrutan de una estancia diferente.
Ese modelo de negocios se sustenta en el cobro de una comisión por servicio que va de 6% a 12% y se refleja en el costo total que el huésped paga.
De igual manera, hay un cobro de servicio al anfitrión que busca cubrir el costo de la tramitación de pagos.

EJEMPLOS PRÁCTICOS 2

La economía colaborativa dio paso a una nueva era en donde la manera en la que consumimos ha cambiado.
Te mostramos varios ejemplos de esta nueva generación de emprendedores.

APPRENTUS

Esta plataforma funciona a nivel global y fue creada para todos aquellos que necesitan lecciones o tutorías sobre temas específicos como un idioma, una clase universitaria o matemáticas, pero también para quienes están dispuestos a compartir sus conocimientos.
Apprentus funciona en cierta manera como unas páginas amarillas: quien se inscribe en la plataforma como tutor puede publicar las clases o tutorías que puede ofrecer y un precio respectivo.
Quienes buscan reforzar o adquirir nuevos conocimientos pueden hacerlo gracias a un sistema de geo-localización que les muestra qué tutores están más cerca de ellos y qué clases pueden darles.
Por supuesto, no son cualquier patio trasero: en su gran mayoría se trata de propiedades extensas, en áreas rurales alejadas de la ciudad.

CAMP IN MY GARDEN

Esta plataforma provee servicio de alquiler de patios traseros privados para que personas alrededor del mundo puedan acampar cuando viajan.
Todas las locaciones son escogidas de tal manera que quienes disfruten de estar al aire libre puedan hacerlo en un ambiente seguro, rodeado de naturaleza y con buenos anfitriones.

BONAPPETOUR

Este servicio se construyó a partir de la idea de que la mejor manera para conocer un país es a través de su cocina.
En la comunidad existen dos tipos de personas: anfitriones y comensales. Los primeros son personas con experticia en la cocina, no necesariamente profesionales, quienes ofrecen sus cocinas y comedores a personas que quieren experimentar comida casera de primera mano. Los segundos, sólo deben escoger el lugar en dónde quieren comer, una fecha y hacer las reservaciones vía PayPal o tarjeta de crédito.

MY TWIN PLACE

Este es un servicio de intercambio de casas para viajeros surgido en Barcelona.

My Twin Place surgió con el objetivo de lograr que las personas puedan viajar a nuevas ciudades sin tener que gastar gran parte de su presupuesto en alojamiento.
Los miembros de la comunidad en My Twin Place suben la información de su casa a la plataforma, como ubicación, servicios especiales que puedan tener y algunas fotografías, y se ponen en contacto con otros para intercambiarla por unas vacaciones.
Todos los intercambios y las conversaciones entre usuarios de la plataforma son seguros, y de hecho se ofrece un servicio de aseguramiento en caso de que haya problemas con el intercambio.

VENTAJAS

Entre las grandes ventajas de la economía colaborativa podríamos citar las siguientes:

Se necesita una humilde conexión a Internet.

Uno podrá proveer bienes y servicios sin depender de un empleador. Por un lado, es la atomización de los monopolios; por otro, la diversificación de la ocupación humana.

Viene a reducir los costos de transacción y a democratizar el capital. “Con este modelo de negocios estaríamos creando más emprendedores. Creo que es una oportunidad para que las personas obtengan un ingreso extra”. – Mayor eficiencia en la utilización de los recursos, algo que nos beneficia a todos. Si ponemos el ejemplo del conductor que comparte vehículo, si lo hicieran un porcentaje significativo, quizás no se necesitarían aumentar la capacidad de las grandes infraestructuras de transporte en las ciudades, pero también un gasto energético significativamente menor, algo que no le vendría nada mal a la balanza de pagos de nuestro país.


– Mejora de la competencia, obligando en muchos casos a sectores tradicionales a innovar, estrechar márgenes y en definitiva ser más competitivos. Esto supone un ahorro a la hora de acceder a estos servicios por parte del consumidor.
– Mayor oferta para los consumidores, donde muchas veces no es sólo cuestión de precio, sino de poder acceder a otras alternativas que hasta ahora no estaban disponibles o por lo menos no eran visibles para la mayoría de nosotros.
– Beneficios medioambientales, no ya sólo por una reducción de emisiones de CO2 si compartimos coche, sino que también vamos a tener una ocupación más racional del territorio, por ejemplo. Se trata de crear una economía basada en el acceso a los servicios más que en la propiedad de bienes.

DESVENTAJAS

La economía colaborativa no es perfecta: tiene defectos en su implementación y no le faltan detractores.

Los trabajadores no están asegurados, tienen que cubrir los costes de la operación comercial y el tipo de trabajo suele estar alejado de la convencionalidad.
El elemento imprescindible es la tecnología, y el teléfono móvil su herramienta de interacción con sus clientes: sus ingresos dependen de la rapidez de respuesta para proveer los servicios o bienes.

Es también fundamental que los oferentes y los consumidores de bienes y servicios mantengan buena reputación. La acumulación de comentarios negativos puede ser muy difícil de remontar y a la larga provocar exclusiones en las plataformas que utilicen.

La regulación en el sector es otro factor en discusión, con colectivos a favor y en contra de la legislación en el área colaborativa. La visión global, a pesar de las diferencias, es que el consumo colaborativo genera oportunidades de desarrollo.

Related posts

¿Que es la globalización 4.0 y en que te afectará?

carlos

CORONAVIRUS

carlos

Señales que indican que debes expandir tu negocio

Carlos Ramirez
HTML Snippets Powered By : XYZScripts.com